¿Cómo es que nosotros podremos tener paz en nuestro lado del cosmos?


Para la mayoría de los practicantes de nuestra tradicion, los sacrificios se realizan con el fin de lograr que trabajen para nosotros teniendo como resultado, paz. Los sacrificios deben involucrar a todas las fuerzas tanto malignas como benévolas, así como a los humanos. El sacrificio, es la manera de comunicarse con las fuerzas sobrenaturales, para hacerles presentes nuestros problemas. Una vez que los sacrificios han sido aceptados o recibidos, todas las fuerzas están comprometidas a trabajar para los humanos y así lograr resolver los problemas y lograr la paz.

Los yorùbás utilizan con frecuencia gallinas para sus sacrificios. ¿Por qué es esto?. La gallina, acompañó a las divinidades en su viaje de Òrun a Aiyé. La gallina fue quien aflojó el abono, para ser traído desde Òrun por las divinidades y así ser esparcido en forma acuosa por todo el mundo, antes de que la tierra apareciera. La gallina fue el primer habitante de Aiyé , es por eso que para ellos no hay problema en resolver el acertijo que dice ¿Qué fue primero el huevo o la gallina?. El hombre tiene la tendencia de hacer uso diario de las cosas que le dan buenos resultados. Un buen ejemplo son el caballo y el camello. Por eso, cuando quiere enviar mensajes a Òrun, hace uso de la gallina porque recuerda que fue ella quien acompañó a las divinidades en su viaje a la tierra y es un conocedor tanto de Òrun como de Aiyé, y por lo tanto un buen intermediario.

El sacrificio ha sido motivo de controversia entre muchos estudiosos, sin mencionar a miles de evangelistas que siguen activos en Africa. El sacrificio yorùbá ha sido mal entendido. Para el yorùbá, representa la manera de reorganizar el universo a favor de los humanos. Los yorùbás piensan que hablar no es suficiente para comunicarse con los seres sobrenaturales. ¿Cómo podemos estar seguros de que Olódùmarè entiende nuestro lenguaje o el de todo el mundo?. ¿Cómo es que los animales, que no hablan , pueden comunicarse con Olódùmarè?.

Piense en las hormigas, si usted pone un poco de miel en la mesa, al día siguiente encontrará hormigas. Su sentido del olfato está mucho mas desarrollado que el nuestro. Es por esta razón que no debemos pensar que somos todo y lo demás es nada. Muchas personas ni siquiera pueden oler la sal o el azúcar. Por eso es que los rezos o el habla no son suficientes para comunicarse con las deidades.

Cuando se lleva a cabo un sacrificio y es dedicado a la divinidad indicada, una divinidad juguetona que comparte conocimientos de ambos lados del universo, tanto derecha como izquierda, se encarga de reportarle a Olódùmarè todo lo que pasa. Esta divinidad se llama Èsù, es buena pero las 200+1 deidades malévolas también son sus hijas.

Como puede ver, es difícil comunicarse directamente con el Dios Africano. No es como en las otras religiones donde el contacto con el dios principal es directo. Además, Olódúmaré creo ambas fuerzas, el bien y el mal. Les dio àse (energia vital) a cada lado. Nos podemos preguntar porque lo hizo, porque se sabe que un problema siempre tiene dos lados o versiones. Cuando se habla del bien se debe presuponer que también existe un mal, porque no puede existir el bien sin el mal.

Por ejemplo, si alguien enferma y a través de un osode se le pide un sacrificio, este debe ser no sólo para las divinidades del lado derecho sino también para las del lado izquierdo. El hombre no ofrece el sacrificio a las fuerzas de la derecha, sino a sus divinidades en la izquierda. Pero Èsú, que comparte elementos de ambos lados, es quien recibe el sacrificio y lo comparte con ambos lados, así todos contentos. Èsù le ordenará a las fuerzas de la izquierda, que se alejen de la persona afligida. Así, es como se logra la paz, al menos temporalmente, porque mañana será otro día. Es por esto que los sacrificios deben ser ofrecidos constantemente.

Esta manera de ver la vida difícil de entender, sobre todo en Europa. Pero es ésta una forma interesante de ver la vida, porque implica que cada uno de nosotros es en cierta medida responsable de lograr prosperidad. Así que si se quiere mejorar, hay que ofrecer sacrificios. La paz y la tranquilidad no es puesta como alfombra roja frente a nadie, debe ser buscada. Sea lo que sea, que se pueda quitar o poner, para lograr que el universo sea reordenado a su favor, tendrá que ser por medio del sacrificio. Este puede no ser con sangre o comida, sino a través de acciones. Por ejemplo, cuando una viuda ofrece limpiar el trono de Ifá cada cuatro días, bailar y cantar ahí mismo, está ofreciendo un sacrificio. La idea yorùbá sobre el sacrificio, es una importante contribución africana al pensamiento religioso, pero regularmente es mal entendido.

Otro aspecto de las religiones yorùbás que ha sido mal interpretado y ha sido objeto de controversia, son los textos orales sagrados. Una razón por la cual las religiones africanas son consideradas inferiores, es porque no tienen un texto sagrado escrito, como lo tiene el Cristianismo en la Biblia o el Islam en el Korán. La gente olvida que estos libros antes de ser tales, existieron oralmente. Los Budistas se llevaron casi 300 años para poder terminar su libro sagrado. No existe religión alguna que no tenga una base o libro, este o no escrita.

Otra área mal entendida es la iconografía. La gente piensa que las imágenes o figuras africanas son el objeto directo de la creencia y no una representación de sus deidades.

No existe religión que no tenga sus propias representaciones. El crucifijo, imágenes de la virgen María, cruces que usan los Católicos en el cuello, son iconos Católicos. El rosario Musulmán es también un icono del Islam. No hay nadie lo suficientemente tonto como para adorar un árbol o una piedra, si ésta no tiene un contacto o representación directa con un ser espiritual supremo. En cuanto a los ritos, también ha habido una mala interpretación y han sido muy atacados. El hecho de sacrificar animales y darles de comer a los Òrisà, ha sido calificado como fetichismo o practicas primitivas. Pero cuando los Musulmanes matan miles de carneros en un día, para celebrar su festival anual, nadie objeta sobre las toneladas de sangre que corren en un solo día. Pero, si los sacerdotes Católico-Romanos, encienden incienso en sus Iglesias o un pastor protestante da la comunión en la Iglesia, entonces, no son prácticas consideradas rituales. El punto es que no existe religión sin rituales propios, éstos difieren de una religión a otra.

 

Àború, Àboyè, Àbosíse.


Volver

Ilé Abomalé Ifá - Òrìsá. | e - post: osawo@ileabomale.com
Copyright © 2009