El dinero llega al mundo.


Una vez que todos estaban más o menos establecidos, el perico fue el primero en descubrir el montón de caracoles (cowries) que habían descendido del cielo a la tierra a un lado de la expansión del agua separando el Cielo de la tierra. El perico alertó a las divinidades, quienes sin la preparación adecuada procedieron a extraer el dinero del montón. Después veremos como aquellos que intentaron extraerlo, perecieron bajo su avalancha. Èsú continuaba en el juego de destruir a todas las divinidades que se rehusaran a reconocer su influencia y autoridad. Cuando Òrúnmìlà se da cuenta de que las divinidades que corrían por el dinero no regresaban decidió ir a ver que era lo que les pasaba, descubrió que perecían bajo la avalancha del dinero, decidió llamar a su Ángel Guardián y preguntar que era responsable por esta destrucción másiva.

Le contesto que cualquiera que se acercara al dinero con voracidad, codicia y avaricia estaba destinado ha ser destruido por él, ya que el dinero era siempre un fenómeno hambriento. Cualquiera que deseara disfrutar los beneficios del dinero tenía primero que darle de comer. Le dijo que hiciera para darle de comer y como extraerlo. Hizo lo que se le indico y fue la única divinidad que tuvo éxito en hacer al dinero su sirviente. Esa es la razón por la cual el santuario de Ifá está sobre dinero y cowries hasta el día de hoy.

 

Àború, Àboyè, Àbosíse.

Volver

Ilé Abomalé Ifá - Òrìsá. | e - post: osawo@ileabomale.com
Copyright © 2009