Las divinidades regresan a Àiyé.


Antes de salir del Cielo, Òrúnmìlà fue aconsejado por Olódùmarè de regresar al pie de la palma a la cual todas las divinidades habían llegado la primera vez, pues la palma es el fundamento de la existencia en la Tierra. Tan pronto las divinidades emprendieron nuevamente su viaje a la tierra la tormenta empezó a caer sobre ella. La lluvia continuó por varios días y noches, pero a Òrúnmìlà le habían aconsejado antes de dejar el cielo que no buscara refugio de la lluvia cuando llegará a la tierra.

En desafío a la lluvia construyó una choza al pie de la palma, todos los demás no encontraron el camino hasta que la lluvia cesó, esto fue mil días y mil noches después. A continuación de que la lluvia se calmó, se encontraron a la orilla del camino a un adivino llamado Okiti Kpuke que les dijo que no podrían establecerse bien sobre la tierra hasta que le rindieran homenaje a la base de su fundamento que es al pie de la palma.

Les tomo algún tiempo localizar la palma donde mientras tanto Òrúnmìlà se había establecido, ya que el era el guardián o custodio de ella, recibió todos los beneficios de los sacrificios hechos por cada una de las divinidades al pie de la palma.

 

Àború, Àboyè, Àbosíse.


Volver

Ilé Abomalé Ifá - Òrìsá. | e - post: osawo@ileabomale.com
Copyright © 2009