El efecto de las ofrendas sacrificadoras en nuestras vidas.


La definición ordinaria del diccionario de la real academia de sacrificio es:

1. Ofrenda que se hace a la Divinidad.
2. Abnegación, renuncia o privación que se hace en favor de algo o de alguien.

Cuando sé viene por consiguiente a buscar beneficios o deseos de las Deidades, se requiere sacrificio. No basta meramente rogarles por tales beneficios o favores. Debe envolver un sacrificio físico. Hay sacrificios que constan de objetos animados o inanimados. Cuando uno desea cualquier forma de progreso o ganancia, debe gastar para su inversión.

Un granjero sacrifica parte de sus semillas por plantar en el año siguiente y para segar una cosecha al final del año.

Un comerciante invierte sus ahorros o pide prestado fondos en su negocio para dar cuenta de la ganancia que descargará sus compromisos recurrentes.

En la misma manera cuando uno trata en la esfera de las Deidades, uno debe dar lo que quieren pedir para que vengan a ayudarlo a uno. La regla fija de Ifá es hacer sacrificio. Òrúnmìlà dice: Sacrificio es liberación. Ninguna materia o problemas que tenga uno, si uno ha hecho prontamente el sacrificio prescrito por la adivinación, debe resultar ciertamente en alivio o solución del asunto.

Òrúnmìlà revela que antes que alguien salga del cielo al mundo, sé le aconseja obtener liberación de las Deidades y del guía. Si hace por consejo dado los sacrificios, encontrará una morada fácil en el mundo. Pero si sé niega a hacer sacrificio antes de salir del cielo, a menos que haga sacrificio, después en el mundo, estará destinado a tener problemas en la tierra.

Descubriremos en las vidas de los 256 Odù de Ifá que sé aconsejó hacer sacrificios a todos ellos antes de salir del Cielo. Veremos lo que pasó a esos que hicieron los sacrificios, así como a aquellos que dejaron de hacerlos.

Todo estos sacrificios envuelven la ofrenda de uno o más chivos a Èsú, que puede ser muy útil. Esto es porqué algunas personas sé refieren a Èsú como la divinidad del soborno, porque no ayuda a nadie de gratis. La diferencia de principio entre Òrúnmìlà y las otras Deidades son ese derecho del tiempo en que fueron creados por Olódùmarè, y el único que reconoció los poderes de Èsú e inventó una estrategia para tener una relación con él. Esa estrategia era sacrificio. Se dio cuenta de que Èsú estaba sólo interesado en reconocimiento y comida. Èsú a menudo le ha dicho a Òrúnmìlà:

"Mi amigo es aquel que me respeta y me alimenta, mientras mis enemigos son aquellos que me desagradan y me hambrean”.

Yo no tengo ninguna granja ni comercio de mi propiedad. Mi granja es el universo entero y mis mercancías son las criaturas de Olódùmarè.

Veremos más tarde que podía infiltrarse y mutilar todo lo creado por Olódùmarè. Es por este reconocimiento el número singular de poder de Èsú y cómo lo ha puesto a su propia ventaja, que Olódùmarè nombró a Òrúnmìlà, "el sabio." Òyèkú Méjì nos revela cómo la vida de un hombre llamado Odo Agutan (el pastor celestial) o (Jewesun como Ifá lo llamó) duro poco tiempo en la tierra a causa de su negativa en hacer ofrendas a Èsú antes de salir del cielo. Después de haberle dado más de una oportunidad para cambiar de parecer, Èsú eventualmente sé le infiltró y acabó con su vida. Esto es a pesar del hecho que Jewesun fue ante Olódùmarè a pedirle por sus deseos para ir a la tierra, y que le prometió vivir físicamente en este mundo por miles años. Juró que durante ese período iba a limpiar cualquier rastro de lo malo y de la mano de Èsú en la tierra. Se le aconsejó que de cualquier modo le ofreciera un sacrificio a Èsú, que él sé negó a hacer porque no podía imaginar la lógica de hacer sacrificar a un bribón que salía a destruir. El resto del cuento es la historia de las fuerzas de mal que continúan creciendo en la cara de la tierra. No basta condenar a Èsú como el "Diablo" y decirle que no hace nada bueno. Puede ser un dispensador de noticias buenas dependiendo de la actitud de uno hacia él.

En la misma manera en el mundo, sé requiere hacer más sacrificios por el hombre por cualquier cosa que desee tener, veremos que ningún problema en la vida puede desafiar la eficacia de sacrificio con tal de que sé haga prontamente. Se sabe también que cuando sé niega a hacer sacrificio el pago es doloroso y cuando sé hacen después, seguramente es el doble de la ofrenda o es una ceremonia mayor.

Hay a menudo una tendencia a pensar que un Babaláwo recomienda sacrificios con animales, simplemente porque tiene una excusa para tener carne que comer al gasto de cualquier desvalido. Lejos de eso. Cualquier Awo que recomienda más del sacrificio que sé ordena pagará diez veces esto.

En la misma manera Òrúnmìlà aconseja al Awo, usar su propio dinero para consolidar los sacrificios para personas pobres o necesitadas. Proclama que al sacerdote sé le recompensará por diez veces.

 

Àború, Àboyè, Àbosíse.

Volver

Ilé Abomalé Ifá - Òrìsá. | e - post: osawo@ileabomale.com
Copyright © 2009