El sentido del sacrificio en Ifá


No existe un odù de Ifá en donde no se destaque la importancia del sacrificio (Ebo) en el proceso de transformación. Sacrificar, es hacer algo sagrado u oficiar en lo sagrado, y en ambos sentidos nos remite a la idea de transformar algo profano en sagrado o actuar de acuerdo al rito o al orden de la Sabiduría de la Naturaleza. También podríamos inferir que sacrificar es enderezar nuestro destino que se ha torcido o restituir a su origen o estado primordial aquello que se ha degenerado o corrompido.

No existe palabra en español para traducir del yorùbá ritual la palabra Ebo. Las más aproximadas a su referente son Sacrificio u Ofrenda.

Pero partiendo desde el punto de vista tradicional, podemos apoyarnos en algunos maestros ya conocidos para traducir a nuestros estudiantes el espíritu que está contenido en la palabra Ebo.

El verbo yorùbá Bo significa Adorar o Venerar; y tiene la misma raíz consonante que el verbo , que significa Alimentar o Dar de Comer. Así que decir: "Bo Òrísà" significa "Hacer sacrificios a una divinidad " o "Adorar a una divinidad ". Muy distinto a decir "Bó eran", que sería "Dar de comer carne ". En sentido ritual, el acto del sacrificio es ofrendar comida a las divinidades. Decir "Rú'bo" es "Ofrecer Sacrificio ".

Ifá, en el sagrado Odù de Ose'Tura, establece uno de los principios fundamentales en la Naturaleza: el intercambio es la expresión más generalizada en las relaciones entre los hombres; entre el hombre y la Divinidad; entre el hombre y los ancestros; entre el hombre y la Naturaleza; entre el cielo y la tierra; entre los sistemas que existen en el cosmos; entre los minerales, plantas, animales; entre los mundos visibles e invisibles.

Entre todo lo que existe en el universo, ya sea visible o invisible, existe el intercambio, bien sea consciente o inconsciente, voluntario o involuntario, de manera sutil o manifiesta. Èsù, el Mensajero Divino, es el regulador de este intercambio, de esta dinámica que adquiere distintas modalidades de expresión, según sea la dimensión en la que se manifieste, sea física, emocional, intelectual o espiritual. Sería largo y fastidioso enumerar. Podemos circunscribirnos al intercambio de tipo espiritual, al que ocurre entre los hombres y las divinidades.

Desde la noche de los tiempos, cuando el hombre contempló la naturaleza concibió la idea de la existencia de seres más poderosos que él, al mismo tiempo buscó la forma de llegar hasta ellos, de entrar en contacto con ellos y recibir sus bendiciones. Esta primera motivación echó a andar una concepción religiosa que es la misma en todas las tradiciones espirituales de la humanidad y que encierra en sí lo religioso y lo espiritual a la vez.

Hay un principio común en todas las tradiciones espirituales que conoce el hombre, desde el Brahmán Hindú, el místico Sufí, el Santo Taoísta, el mártir cristiano, el Rabí hebreo o el Babaláwo de Ifá, y este es: Todo es sacrificio porque todo es intercambio.

En el mito de creación, Ifá nos enseña que Èsù recibió de Olódùmarè la virtud de regular el intercambio en todos los sentidos. Una vez que Obàtálá hizo habitable la Tierra, creó a los hombres y otros bienes, se retiró a su morada en el Cielo, pero Olókun, la divinidad de los Océanos, decidió inundar de nuevo la Tierra , lo cual causó muchos estragos y desastres a los hombres.

Llenos de muerte, dolor y sufrimiento, los hombres invocaron a Obàtálá, pero éste no los escuchaba. Entonces se dirigieron a Èsú, quien vivía en la Tierra. Le rogaron que llevara su plegaria a Obàtálá, Èsù les preguntó: "¿Dónde está el ebo (el sacrificio) que debería acompañar a este mensaje? ", y los hombres respondieron: "Esta es la comida de Obàtálá ". Pero Èsù no se movió. Ellos se extrañaron y dijeron: "Nosotros no entendemos, ya te entregamos la ofrenda para Obàtálá ", y Èsù les respondió: "Ustedes me han pedido que haga un gran viaje, y que lleve un mensaje y un sacrificio, pero ninguno le ha hecho una ofrenda al más humilde mensajero. Denme mi parte, entonces iré ".

Este mito originario de la tradición espiritual de Ifá nos enseña el principio del intercambio, que luego queda establecido en el odù Ose'Turá.

Baba ha establecido que el ritual del Ebo en la tradición de Ifá encierra varios pasos, todos comunes a otras tradiciones, excepto el último, que tiene que ver con la adivinación. "Cuando un sacrificio es realizado, la adivinación es requerida para determinar si el ritual tuvo el efecto deseado. Si la ofrenda es comida o un ave, el oráculo del obi agbón es suficiente. Si la ofrenda es un animal de cuatro patas, se requiere del oráculo del Òpèlè o cadena adivinatoria o el oráculo de las nueces sagradas (ikin Ifá) para determinar un nuevo signo u odù que nos permita conocer las consecuencias del sacrificio.

Usualmente, el sacrificio de animales de cuatro patas ocurre cuando el problema a resolver requiere la asistencia de una comunidad o colectivo. A menos de que el animal sacrificado sea para absorber una enfermedad o negatividad, debe estar destinado a alimentar, a través de un festín, a dicha comunidad ".

 

Àború, Àboyè, Àbosíse.

 

Volver

Ilé Abomalé Ifá - Òrìsá. | e - post: osawo@ileabomale.com
Copyright © 2009