Oráculos


En nuestras tradiciones contamos con cuatro oráculos de adivinación fundamentales que deben de ser de absoluto dominio de los Babaláwos.

Oráculo del Obi Agbón

   


Es a través de este oráculo que podemos darnos cuenta de la agilidad que tuvieron nuestros ancestros a fin de preservar sus tradiciones y como estas tuvieron que ser adaptadas a su nuevo medio ambiente. Al llegar a nuestras playas como esclavos, no pudieron encontrar el Obì àbàtà y decidieron usar el Obi Agbón (coco) para los mismos fines, dándole este los resultados esperados. Y fundamentados en la deidad Òsé bi Ìrètè sile Ajé.

Este oráculo es utilizado mayormente para recibir respuestas positivas o negativas a una pregunta específica. Consiste en el lanzamiento de 4 vistas (awegbón) de obi, sus respuestas al caer son en cinco posiciones:

Òkanna Òyèkú, se deriva de:

Ò: quien;
: posponer;
: fallecer;

O sea: Quien pospone el fallecimiento. Serían cuatro vistas negras, hay que seguir investigando. Es la posicion mayor de este oráculo. En el hablan deidades más espirituales como: Ègúngún, Sàngó, Òsányìn, Oro, Òrisà Elégun (O'yansa, Yewa, Obá).


Òkànràn, se deriva de:

Òkàn: uno;
ràn: infestado, ser lento en crecer.

O sea: El primero es lento en crecer. Sería una vista blanca y tres negras. Es la segunda letra del obi, significan Béè kó (No). En el hablan las deidades, Èsú y Òsányìn. Nos indica que no se esta preparado aún, para recibir el beneficio esperado. Anuncia alguna dificultad grave.


Eéjife, se deriva de:

Eéji: dos;
fe: estar a gusto;

O sea: Dos están a gusto. Serían dos vistas blancas y dos negras. Es la tercera letra del obi, significan Béè ni (Si). Espere buena fortuna y prosperidad. Respuesta positiva, firme y rotunda. Es la tercera letra del obi.


Eétàwá, se deriva de:

Eétà: tres;
: escudriñar, buscar por;

O sea: El tercero hay que buscarlo. Serían tres vistas blancas y una negra. Es la cuarta letra del obi. Conformidad y satisfacción. Respuesta ambigua, es probable pero sujeto a alguna condición, hay que volver a indagar con una segunda tirada.


Àlàáfíhà, se deriva de:

À: quien;
: aparece;
fíhà: colgar, suspender.

O sea: Serían las cuatro vistas blancas. Es la quinta letra del obi. Significan Béè ni (Si). Come, bebe y se feliz, la fortuna sonrie. Respuesta positiva de gracias y dones. Cuando una sección cae encima de otra indica que algo bueno esta en camino.


Oráculo del owó mérìdínlógún.

Traduciendo esto lo podemos llamar los 16 caracoles del dinero o los 16 caracoles, es uno de los Oráculos de adivinación empleados en nuestra tradicion. Los caracoles se lanzan sobre Até Òrìsà (Bandeja redonda de paja) y luego se contaran los que muestran la boca hacia arriba. Los caracoles se compran cerrados completamente y luego la persona procede a abrirlos por la parte inferior, quedando el caracol hueco por ambos lados. Se considera la parte de arriba aquella que usted no abre, porque ya esta abierta, esa será la boca del caracol. Una mano de caracol son 18, pero cuando se van a tirar se sacan dos los cuales son los llamados testigos. Pero en el caso de Èsú es diferente ya que la mano tiene 21 caracol, cuando se va a tirar esta mano se sacan 5 testigos, quedando de esta forma 16 que son los que se tiran.


El oráculo érìndínlógún está dividido en dos grupos:

• Los odù mayores son los que siguen: 1-2-3-4-8-10-12-14-15-16 y el 17.

• Y los odù menores que son: 5-6-7-9 y el 11.

Este oráculo cuenta con 17 posiciones que serán del 0 al 16 inclusive pasando la posición 0 que se llama Opira. Este odù es cuando todos los caracoles caen boca abajo y es un odù considerado muy peligroso. Aprender las posiciones del caracol no es difícil, lo difícil es el aprender los versos que van con cada odù y el saberlos aplicar a una determinada situación o persona. Este aprendizaje llevará mucho tiempo y años de estudios para poder ser dominado a la perfección.


El oráculo del opèlé.

   


El opèlé es la esposa de Òrúnmìlà, es una herramienta que fue introducida por Òrúnmìlà, una vez que después de un largo viaje encontró que había olvidado sus ikines, al llegar a la Avicinia (Etiopía) vio que los naturales de allí lo usaban como medio de adivinación, adoptando en aquel momento Òrúnmìlà este método de consulta a los Òrìsà.

Por el opèlé se expresan: Ifá, los Òrìsàs y los Egungún. El ikin y el opèlé, ambos oráculos tienen los mismos 256 odù, la diferencia entre ellos es la rápidez del opèlé para consultar y su limitación para expresar la voluntad de Olófin. Por ambos se expresa la sagrada palabra de lfá.

La cadena sagrada de adivinación tiene la forma de un diapasón, 8 medias nueces de diferentes materiales, que es la representacion de los hijos de Òrúnmìlà, las cuales aparecen atadas a la cadena en intervalos regulares, cuatro medias mitades aparecen atadas a cada tramo de la cadena, el sacerdote de Ifá ata una serie de objetos tales como cuentas, monedas, cauries etc, el sacerdote de Ifá para lanzarlo sostiene la cadena por el centro donde no se ha colgado nada. Por lo general la cadena se hace de cuero resistente, aunque a veces se usa un cordel de algodón, así como latón. Las cadenas de opèlé más valiosas son las de latón, algunas de las cuales en lugar de nueces de opèlé tienen pequeñas placas de latón.

Cada una de las medias nueces atadas a la cadena presenta un superifice cóncava y convexa. Cuando el sacerdote de Ifá lanza la cadena, es natural que algunas nueces presenten el lado cóncavo y las otras el convexo, cada una de las combinaciones cóncavas y convexas brindan un signo denominado odù. La cadena de adivinación es el instrumento de adivinación más popular.




El oráculo del ikin Ifá.

 


El ikin es la representación de Òrúnmìlà y el misterio de la creacion, es la semilla sagrada de Ifá. Nos cuenta una historia de la mitología yorùbá en el odù Ogbè Òtúà, que Olódùmarè transformo a Amosun y a Amoro en dos palmeras de ikines de donde serian tomadas estas semillas para fines de adivinacion. El Ikin mitológicamente hablando, pone al Babaláwo en contacto con Olódùmarè, Ifá, Orí, los Òrìsàs y los ancestros Egungún. Se usa en ceremonias de envergadura. Como la de apertura de año, Ìsefá, determinar el Òrìsà Alàgbatori, etc.

Para ello el sacerdote de Ifá necesitara, su Opón Ifá (La representacion del universo), su Ìróké Ifá (representa el poder), su Ìrùkèrè (representa la perpetuidad), su Ifá awo kokó (cuenco para las nueces) y el polvo mágico llamado Ìyèrèosùn. Algunos sacerdotes de Ifá usan pocas veces el Ikin para adivinar, esto tal vez se deba por lo engorroso y delicado del proceso adivinatorio.






Àború, Àboyè, Àbosíse.

 

Volver

Ilé Abomalé Ifá - Òrìsá. | e - post: osawo@ileabomale.com
Copyright © 2009